El bilingüismo y la educación: Las ventajas y desventajas

Por Yajaira Peralta
Guerrillera

Todos hemos oído hablar de lo bueno, lo malo y lo feo sobre los programas de inmersión en el sistema educativo. Actualmente en Utah hay 54 escuelas que incorporan español, 28 utilizan el idioma chino, 11 son francesas y 5 portuguesas. Estas escuelas han demostrado tener muchos beneficios. Algunos de los beneficios incluyen: las habilidades de un segundo idioma, un mayor rendimiento en las pruebas, mejores habilidades cognitivas, y un aumento general de la conciencia y la sensibilidad global. Estos programas han demostrado tener muchos beneficios, pero a en los ojos de los participantes hay opiniones variadas sobre los programas de inmersión.

Algunos estudiantes, como yo, reconocen los grandes efectos que resultan de ser inmerso en un programa de español durante la educación primaria. Instituciones primarias son capaces de utilizar el intercambio de la cultura específica en la enseñanza de los estudiantes acerca de la nueva lengua. No sólo enfatiza la cultura, sino también el lenguaje, en sí mismo, es diseccionado. Por suerte, mi experiencia en un programa de español me dio las capacidades de mejorar mi fluidez en español. Alguien que puede validar mi experiencia es la directora Edward. Ella puede testificar de que, “el programa de inmersión de Jackson ha permitido a los estudiantes acceso de ser bilingües y biculturales. Están llevando igual o mejor que sus pares monolingües educados. “Ser bilingüe es un gran privilegio, especialmente en un país con millones de inmigrantes. Este privilegio es algo en que las personas bilingües deben de estar orgullosas ya que aumenta la conciencia y oportunidades de conectarse con otras personas bilingües.

“Me preocupo que el empujo de el estado para tener mas programas bilingues en las escuelas es para beneficiar a los estudiantes blancos y no para ayuadar a las minorias. Las minorias deben de retener su lengua y su cultura.”

Sin embargo, hay otros puntos de vista del bilingüismo en la educación. Un buen ejemplo es en mi Hermana pequeña Sucelie. Sucelie es una adolescente normal que, como cualquier otro niño, tiene una vida equilibrada de juego y la escuela. Cuando era niña, Sucelie fue inscrita en una escuela primaria de doble inmersión en español. En lugar de tener el efecto positivo que el programa tuvo en otros niños, la atrasó. Sucelie se sentía confundida, fuera de lugar, e incluso deficiente. “Mi maestra me decía que yo no sabía leer ni en inglés o español.” Este hecho común se debe a que los estudiantes, que al igual que Sucelie, están ansiosos de aprender dos idiomas y a menudo se enfrentan con la confusión de los dos idiomas que están tratando de aprender. “Me gustaba escribir cosas en Spanglish y por fin fui obligada a elegir un idioma.” Después del segundo año en la escuela, Sucelie se colocó en una clase que enseñaba solamente en inglés.

La experiencia de Sucelie es una de las muchas que nos hacen preguntarnos si el bilingüismo en la educación realmente sólo tiene efectos positivos. Debido a la desorientación de Sucelie con el idioma de español, ella fue colocada en múltiples clases de ESL (Inglés como Segunda Lengua) y otras clases especiales de lectura. “Tuve que perder la oportunidad de aprender sobre otros temas, debido a las clases de lectura, ahora ya estoy al día en mis materias pero me tomó tres años.” Para muchos estudiantes como Sucelie, una mejor alternativa de integrarse completamente en los dos idiomas a la vez sería perfeccionar un idioma y más tarde conocer los detalles específicos de la otra lengua. “Ahora que estoy al día con el inglés siento que podría manejar cualquier otro idioma como el español, es por eso que estoy aprendiendo la gramática y torceduras de ella en la clase de español.” Sólo porque Sucelie no sabía leer ni escribir en español a una edad temprana no significa que ella no podría tener esas habilidades ahora.

Los programas de doble inmersión están ganando popularidad y es algo para estar orgullosos. La directora Edward reconoce que los programas de doble inmersión son populares y apoya su crecimiento. Cuando se le preguntó si los programas de inmersión dual deben ganar más popularidad en Utah ella respondió: “Por supuesto, pero me preocupa que el impulso por parte del Estado se orienta más hacia estudiantes blancos obteniendo una segunda lengua y no hacia los hablantes de otros idiomas, aparte del inglés, que deben mantener y desarrollar su propia lengua materna. Ser bilingüe es un requisito mínimo en una sociedad global. Negar a los estudiantes ese requisito es como no dar enseñanza de matemáticas.” Principal Edward también ha observado que con el crecimiento de los programas de inmersión, también ha habido mayores expectativas y resultados superiores.

Los Estados Unidos han reconocido el valor de ser bilingüe. También es importante saber que los programas que se inician a una edad temprana no son para todos, pero que la chispa de aprender otro idioma puede ocurrir más tarde en la vida. Como estudiante de color me siento orgullosa de no sólo haber participado en un programa de inmersión en español, pero por haber aprendido francés también. Las lenguas son herramientas poderosas que debemos mantener con honor porque para muchos el camino de convertirse en bilingüe puede ser una lucha. Así que la próxima vez que le pregunten si puede traducir, enseñar, o hablar su idioma recuerde que es una joya de primera calidad.