La compañía de baile en la Universidad de Utah y el poder de la diversidad en el escenario

Por Yajaira Peralta

Guerrillera

Luces, cámara, acción. La Universidad de Utah es muy conocida por sus programas de medicina, la investigación científica, e incluso respeto al medio ambiente, pero muchos pueden ser no tan familiarizados con los programas de danza de la Universidad. Este año la Universidad de Utah impresiono el escenario durante el Concierto de la Universidad de Utah Modern Dance Company, el 28 de febrero, en el Centro de Danza Marriot. Una de las bailarinas que aparecieron en el escenario ese día Wenting Sun, bailarina de tercer año. Ella se mudó a Utah desde China para inscribirse en la compañía de danza de la U. Sun es una de las pocas personas de color en la Compañía de Danza. Los estudiantes blancos representan el 90 % del grupo. De hecho, cerca del 83 % de los especialistas en baile o los estudiantes que toman clases de baile son blancos. Sun compartió su experiencia como una de las pocas asiáticas que bailan para la Universidad de Utah.

Wenting Sun me ofreció una visión mayor hacia el concierto y cómo ser una minoría en la danza puede ser una ventaja. Mientras entrevistaba a Wenting, le pregunté cómo se sentía al ser una minoría numerada en el Concierto de Danza.

“Para mí no es demasiado difícil ser diferente, soy de China y eso me da el ‘umf’ extra que los bailarines estadounidenses no tienen. Lo más difícil fue aprender el idioma de inglés, pero en la danza puedo demostrar mis movimientos únicos y sin tener que decir una sola palabra.”

Wenting es un gran ejemplo de ver las cosas de una manera positive. A pesar de que tiene muchas interseccionalidades jalando en su dirección ella hace lo mejor de esas diferencias. Por supuesto, yo quería saber más sobre Wenting así que le pregunté,

“¿Qué consejo le darías a alguien probando algo nuevo donde no se asimilan o donde no son parte de la mayoría? “

“Como seres humanos, tenemos que aceptar que no siempre vamos a ser como los demás. Es importante aprender a abrir nuestros corazones y nuestras mentes a nuevas ideas, pero hay que recordar quienes somos durante el proceso. Cuando bailo en lugares públicos a veces me siento fuera de lugar pero eso me hace sentir libre. Cuando bailo no pienso en lo que estoy haciendo y ni me importa. El baile me permite expresar mi personalidad. Todos debemos pensar en el baile cuando no somos parte de la mayoría no nos debemos de sentir restringidos”.

Mi última petición de Wenting fue de que diera una idea de lo que iba a pasar en el baile de primavera en el que ella iba a bailar. Me dio un adelanto y fue genial. Me dio una breve descripción de los coreógrafos especialmente uno con la que había trabajado de Finlandia. Además, ella me dijo que me imagine la grandeza. Entrando al espectáculo prendí mi imaginación y el concierto verdaderamente entregó grandeza.

Hubo números musicales de diversos lugares geográficos, incluyendo Nueva York, California, Inglaterra y Finlandia. Observando como Wenting brillaba en el escenario fue gratificante porque como la única bailarina asiática en su grupo, pude ver el “umf” que brillaba a través de ella.

La Universidad de Utah tiene numerosos conciertos de danza y es importante reconocer que a pesar de que la mayoría de los bailes son compuestos de la raza blanca, todavía hay bailarines de muchos otros lugares que necesitan el apoyo de nuestra comunidad. Así que la próxima vez que estés aburrido de ver la televisión, no sería una mal idea de invertir tiempo en las artes escénicas, porque realmente entregan grandeza.